Entrenamiento ciclista quebrantahuesos, perico delgado, soplao y otras marchas. Fuente imagen www.sxc.hu/

Entrenamiento de ciclismo en invierno (parte 5) Bicicleta y los dos motores

.

Si vienes siguiendo la serie de Entrenamientos de ciclismo en invierno, sabrás ya de la importancia de ganar masa muscular y fuerza con la ayuda del gimnasio de cara a la nueva temporada tanto en el tren superior como en el inferior. Artículo tras artículo he ido hablando de ello.

Hoy te vengo a contar de cómo entrenar con la bici durante estos meses de invierno.

Nuestras piernas tienen dos motores a la hora de montar en bici.

El muscular

Y el tendinoso

EL MUSCULAR

Ese lo conocemos todos, y unos más que otro. Es el que  utilizamos para mover el desarrollo, cuando vamos atrancado, cuando subimos. El que hace que vayamos rápido a base de fuerza.

 

EL TENDINOSO

Es el que utilizamos cuando usamos las revoluciones y movemos las piernas por encima de 90 vueltas por minutos.

 

El invierno es la época en la que tenemos que poner a punto los dos motores, el de las revoluciones y el de la fuerza.

El motor de la fuerza ya lo entrenamos cuando asistimos al gimnasio. Hacemos trabajo específico de fuerza enfocado a ganar eso, Fuerza.

El motor tendinoso tenemos que entrenarlo en invierno. ¿Pero Cómo?

Pues con desarrollos altos, cómodos y siempre por encima de 90 vueltas por minuto.

Los ciclistas que en invierno entrenan las revoluciones, cuando llega la temporada tienen un motor que los que solamente entrenan la fuerza no conocen. Si eres capaz de día tras día salir a “hacer pedales” por encima de 90 RPM estarás entrenando tus tendones para poder usarlos sin que se cansen tus músculos.

Te explico. Cuando tus piernas van tan rápidas, no estás dando tiempo a tus músculos a realizar la contracción completa en cada vuelta, por lo que la fatiga es mucho menor. De esta manera, si en una prueba o entrenamiento con tu grupeta consigues ir revolucionado hasta el momento de la batalla, estarás llegando al punto clave con los músculos más frescos que aquellos que están con todo el desarrollo puesto desde salida. Cuando tengas que tirar de fuerza porque el esfuerzo así lo exija, podrás hacerlo con mucha mayor facilidad e intensidad que el que no va revolucionado. (por supuesto siempre hablando en igualdad de condiciones)

El que va cada día con la “tranca” puesta, con muy bajas revoluciones y haciendo siempre mucha fuerza, solamente tiene un motor, el de los músculos. No tiene la posibilidad de elegir entre las revoluciones o la fuerza. Siempre tiene que ir “entuercado”. Por eso el que entrena las revoluciones tiene mayor ventaja que el que no las entrena, y el invierno es la época para trabajar y acondicionarse a esa manera de pedalear.

Recuérdalo para cuando salgas en invierno. Mueve mucho las piernas y gana revoluciones.

Conseguirás de esta manera tener disponibles dos motores en tus piernas, el de la fuerza y el de las revoluciones.

Si te están ayudando estos artículos, deja tu comentario y cuéntanos qué te están pareciendo estos entrenamientos. Gracias por compartir tu experiencia con nosotros.

Si crees que estás perdido en tus entrenamientos y después de leer estos artículos puedes pensar que puedo ayudarte con un entrenamiento personalizado y guiado, envíame un correo y pregúntame sin ningún compromiso. Seguro que hay un plan de entrenamientos personalizado y guiado para ti.

 

Sé Feliz

Pedro García