diferencia entre perder peso y perder kilos fuente imagen www.sxc.hu

¿Qué diferencia hay entre perder peso y perder grasa?

El otro día me encontré con un fantástico artículo en www.tuformaperfecta.com que me llamó la atención y hoy quiero compartir con vosotros.

Cuando un día decides que te sobran unos kilos y que deseas eliminarlos porque no te ves bien y te propones  perder peso… ¿Te has parado alguna vez a pensar la diferencia que existe entre perder peso y perder grasa?

Parece igual pero no es lo mismo.

Perder peso es algo muy peligroso, mientras que perder grasa es mucho más saludable

Si tu único objetivo es perder peso, eso significa que metes en el mismo saco  a la grasa, agua y músculos. Te da lo mismo lo que se pierda con tal de que los números de la báscula cada vez sean más bajos.

¿Es realmente este tu objetivo? Si pierdes masa muscular al hacer dieta significa que tu cuerpo la ha utilizado como combustible para proteger la grasa, ya que esta es más importante para el organismo que el músculo. Eso se traduce en menos fuerza y sobre todo a una musculatura menos eficiente, ralentizando tu metabolismo y siendo más propenso a coger grasas en el momento que dejes de hacer dieta.

Perder grasa y conservar el músculo es muchísimo más saludable y a la larga más efectivo y beneficioso que perder solamente peso. Para eliminar la grasa conservando el músculo has de comer al menos 5 veces al día en pequeñas cantidades y aportar al organismo proteína en al menos dos de las cinco comidas diarias. (Si todavía no tienes el plan 5 – 4 – 5 puedes descargártelo gratuitamente registrándote en el blog. Deja tu nombre y correo en la caja de arriba a la derecha y te lo enviaré al instante)

Hace unos años, un estudio realizado sobre tres grupos de personas a las que le suministraron diferentes cantidades de carbohidratos y las sometieron durante un tiempo a actividad física, demostró tras una muestra de sangre de cada individuo que el grupo al que se le había suministrado la menor cantidad de hidratos de carbonos poseía un mayor índice de ácidos grasos libres en su sangre (esto significa que se utilizaba las reservas de grasa para producir energía) mientras que las personas a las que se les había suministrado la mayor cantidad de hidratos de carbonos, presentaba una escasa actividad de esos ácidos libres. De esta manera se demostraba que este último grupo no había necesitado utilizar las reservas de grasa para producir energía.

La conclusión fue que el uso de la grasa como fuente de energía sucede cuando el nivel de azúcar en sangre es bajo. También demostraba que cuando mayor es el índice de glucosa en la sangre, más se tarda en hacer uso de las reservas de grasa al realizar una actividad física.

Entonces, que nos dice el sentido común: el organismo siempre preferirá quemar carbohidratos en lugar de grasa porque constituyen su fuente preferida de energía. Nosotros queremos librarnos de la grasa; pero nuestro cuerpo no y si le suministramos un combustible alternativo en grandes cantidades (su preferido), no activara las enzimas y hormonas necesarias para movilizar las reservas de grasa.

Es necesario resaltar la importancia de los carbohidratos para una dieta equilibrada y en ningún momento se quiere decir que no se deben consumir, ya que estos suministran la energía que requerimos, pero como lo venimos insinuando párrafos atrás, estos deben ingerirse en cantidades moderadas y solo para llevar a cabo este fin “ser el combustible diario del cuerpo”. Si tu actividad va a ser nula, olvídate de tomar hidratos de carbonos. Si vas a realizar algún tipo de actividad física, tómalos con moderación mientras estés en un periodo de dieta para eliminar grasa.

Así que, trata de controlar tu ingesta de carbohidratos y grasas de mala calidad si tu objetivo es quemar la grasa de tu cuerpo (no perder peso solamente) y mejor opta por buenas cantidades de proteína de excelente calidad y al menos 5 comidas repartidas a lo largo del día. 

 

Sé Feliz

Pedro García